Martínez, T., Santacana, J. (2013). La cultura museística en tiempos difíciles. Gijón: Ediciones Trea.




Índice


A modo de introducción: los museos-loro
9
1.
Museos pobres y museos ricos. El museo y el dinero
13

El concepto de museo pobre
15

Nunca como hoy hubo tantos y tan buenos museos
17

La burbuja de la cultura museística
22

La cultura museística y la producción cultural
24

La cultura museística y el dinero
27

La cultura que atesora el museo va más allá de los cacharros
30
2.
Las 25 ideas para el museo pobre
33

El museo no es un depósito de cadáveres: es un conjunto de fuentes
35

El museo no es un santuario: es una escuela
37

La función socializadora del museo
43

El museo no es tuyo: es de la gente
45

El diseño no es lo más importante del museo: las ideas son lo primero
46

El museo es un servicio: ¡mima a tus visitantes!
49

El museo no es un templo: ¡deja que la gente hable!
51

No trates igual a los niños que a los ancianos: a cada cual, según su edad
54

Los días festivos es cuando la gente puede ir al museo: ¡no lo cierres!
60

¡Cada objeto debe contener una historia o debe ser un enigma!
61

Para explicar historias, recurrid a sistemas baratos y versátiles: las historias a través de códigos QR
67

Publicitar las exposiciones mediante las redes sociales
72

Las infografías 3d y sus posibilidades museísticas
73

Creación de material didáctico en línea
75

Crear pequeños recursos audiovisuales utilizando programarios libres: ¡todos guardamos fragmentos de historia en casa!
76

¡Tú eres el mejor intermediario entre los objetos y el público!
81

No esperes que la gente venga al museo: ¡ve tú a buscarlos!
82

El museo ante el dilema: ¿priorizar la exposición permanente o potenciar las temporales?  
84

¡Saca el museo a la calle!
88

Pregunta siempre la opinión a los visitantes: ¡no los dejes escapar sin que opinen!
90

Genera actividades continuamente: ¡cada día sin actividad es un día perdido!
93

Remodelar el museo no significa comprar museografía nueva: ¡cambia los muebles de sitio!
96

¡Transforma el museo en escaparate de la ciudad!
98

Vende autenticidad: ¡no admitas falsificaciones!
99

Los textos, cuanto más breves, mejor
101
3.
En vuestro museo no olvidéis las emociones
105

Dos tipos de museos
107

Una museografía austera que no engañe al sistema emocional
109

¡Para emocionar no se requiere el uso de grandes recursos museográficos!
111

No te empeñes en sorprender a tus visitantes: ¡empéñate en hacerles pensar y en provocarles sentimientos!
116

No te empeñes en dar respuesta a todo: ¡empéñate en generar preguntas!
117
4.
Unos apuntes finales a modo de resumen
119

Los 25 pecados capitales del museo
121

Tres últimas ideas para exponer en el museo pobre
124

Lecturas recomendadas
131